box 3 · ibiza

Es la historia de una mezzanine invertida, en un espacio industrial moderno, bien acabado, diáfano y de doble altura, que debía albergar unas oficinas y un showroom.

Lo normal es que el espacio expositivo se sitúe del lado de la luz. Pero en el Mediterráneo puede ser excesiva, de ahí el dilema de disponer un altillo ‘árabe’, con las oficinas del lado de los ventanales, para tamizar la luminosidad del espacio interior de doble altura.

La decisión de invertir también respondía a cuestiones de circulación y privacidad, tanto para los visitantes del showroom como para quienes trabajaban en las oficinas superiores. Por eso la proporción del altillo sigue una regla wrightiana (y también de Le Corbusier): un ejercicio de compresión a 2.20m del espacio inferior, que logra un efecto de cierre hermético y visual.

Como la normativa española no permite rebajar el cielo raso por debajo de 2.50m, sólo el perfil del balcón baja a 2.20m. Pero ya marca un horizonte. Si además la barandilla, desde arriba, es más ancha de lo normal (lo que permite integrarle un mueble en todo el largo), ya consigue la sensación de liberación para los de arriba y aísla la visual de los de abajo. Un espacio-paisaje que separa las actividades superior e inferior.

año
2003 2004

arquitectos

jaime romano / miguel ángel sánchez

colaboradores
eberhard schmidl

constructor
construcciones peral

industriales
dyd
puertas y cerrajería ibiza
instalaciones humiclima
frigicoll

publicaciones
lumínica n° 12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.legal

ACEPTAR
Aviso de cookies